Nuestra experiencia en una campaña de crowdfunding.

Ya ha pasado casi un mes. Increíble, casi 30 días desde que iniciamos esta campaña de crowdfunding que nos ha tenido aprendiendo y formándonos durante casi 5 meses. El tiempo pasa volando, pero nuestras ilusiones, esperanzas y convencimiento de que este proyecto, ManySafe, es útil y puede hacer a vida más fácil a mucha gente, siguen intactas.
 2.jpg
Al iniciar la campaña  estaba hecha un flan, no sólo porque eran días cruciales para ver el resultado del todo el trabajo previo, sino porque tras meses de preparación , de estudiar la viabilidad del proyecto, de realizar el modelo Canvas, etc., ya llegaba el momento de lanzar la campaña de crowdfunding,  y no era capaz de  dormir nerviosa por la respuesta de la gente, de vosotros.
Pero no penséis que vivo en un mundo de colores. Soy una persona muy realista; hace justo un año, un padre preocupado nos pidió que incorporásemos un GPS a nuestro iberpin. Una idea que estamos muy cerca de que se convierta en realidad.
Y ahora, en pleno Ecuador de la campaña, me abaten mil dudas y preguntas. Y lo confieso.  tengo miedo al fracaso. He puesto mi corazón en este proyecto,he sacrificado parte de mi vida personal  por construir un producto que beneficiará a muchos. Lo sé. Y no es intuición. Lo he corroborado cada vez que  hablo con Asociaciones de Autismo y de Alzheimer, convencidas de que es una idea buenísima, un pin con GPS que les facilitaría la localización de personas con estas patologías pero sin restarles autonomía.
Hemos hablado con hijos que han vivido al experiencia de perder a sus padres, y ya sea por su edad, similar a la de los nuestros, o porque nadie está a salvo de escapar al Alzheimer  empatizas tanto a nivel emocional, te identificas tanto con ellos, que nos hace creer mas en nuestro proyecto, y obviamente esto me afecta a nivel personal.
Todas estas experiencias me están haciendo no perder la esperanza y mirar hacia adelante, como tantos familiares que trasmiten esperanza y confianza. Por ellos, pero tan bien por mi familia, seguiré luchando para conseguir que se haga realidad. 
Y hablo también de mi familia, porque se lo merecen. Cuando mis peques se acercan a mi para decirme  “mami está trabajando mucho”, y me traen una mantita para calentarme los pies, me convenzo de que tanto esfuerzo no puede ser en vano, de que estos meses de intenso trabajo van a dar sus frutos. oque ellas se lo merecen
Hay días duros, el camino está siendo difícil,  porque tenemos que conseguir mucha financiación, pero la experiencia que estoy viviendo es brutal. Me siento muy apoyada por mi familia y amigos, y por el mundo 2.0.
Cuando la gente comparte , te dan ánimos y te alienta a seguir luchar me produce un subidón emocional que no tiene precio. Porque está claro que el apoyo que estoy recibiendo siendo una pequeña empresaria a nivel personal está siendo muy gratificante y no lo voy olvidar.
Sois tantos para daros las gracias que eso lo hablaré en un próximo post. Bueno también, no lo voy a negar, me he llevado alguna decepción, pero me quedo con lo positivo qué es saber quién está ahí.  Verdaderos amigos (físicos y virtuales) presentes en los momentos buenos y también cuándo más lo necesitas.
Anuncios